El cambio y la pérdida son algunas de las realidades de la vida con las que me he familiarizado mucho en los últimos diez años. Recuerdo el momento en que recibí la llamada sobre el fallecimiento de mi padre, pero recuerdo aún más claramente los momentos previos a recibir esa temida llamada telefónica. Acababa de salir de la casa de una amiga cuya compañera de cuarto había perdido recientemente a su madre. No podía evitar la idea de perder a un padre. Estaba tan concentrada en ello que empecé a preguntarle a mi amiga cómo funcionaba su compañera de cuarto día a día, porque apenas podía imaginar esa realidad. 

Mientras caminaba hacia mi auto esa noche, mi mente estaba puesta en el cielo de una manera en la que no he pensado mucho. Estaba pensando en cómo esta chica tenía una perspectiva del cielo diferente a la mía, especialmente desde que perdió a su madre. Entonces sonó mi teléfono. Tenía la intuición de que algo le había pasado a mi padre, pero cuando mi tío me llamó para contarme la noticia, mi respuesta inmediata fue decirle que “aguantara” por un minuto en mi intento desesperado de saborear un momento más sin que esta fuera mi realidad para siempre.

El divorcio era otra realidad que no veía venir. Sorprendida, abandonada, traicionada y arrojada al modo de supervivencia con dos niños pequeños, me convertí en madre soltera de la noche a la mañana. Luché duro y abogué por mi matrimonio. Me “aferré” a mantenerme comprometida a usar mi anillo de bodas, hasta que mi abogado de divorcio me llamó para decirme que el divorcio era definitivo. Fue entonces, cuando me quité los anillos, que entré en mi nueva realidad.

No sé por lo que has pasado, pero se nos dice que nuestra vida en esta tierra incluirá angustia. Lo que he aprendido a medida que he caminado a través de estas estaciones no es tratar de averiguar o entender el cómo y el por qué, o desesperadamente “aferrarme” a algo que está siendo eliminado de mi vida, sino confiar en el Señor. Confiando en Su fidelidad, Su tiempo y, sobre todo, Su soberanía.

La respuesta de Jesús a María Magdalena, “No me toques”, también ha sido parafraseada como: “No te aferres a mí”, y se cree que se dice en respuesta a su comprensión de Él. Ella lo conocía como “maestro” y nada más. Así que Su respuesta fue menos acerca de que ella se aferrara físicamente a Él, que es lo que ella estaba haciendo inmediatamente después de que Él la llamó por su nombre fuera de la tumba, sino más acerca de que Él era mucho más: su Señor y Salvador. Él le estaba diciendo que no “se aferrara” a su comprensión limitada de Él en ese momento, porque una vez que Él ascendiera a Su Padre en el cielo, se le revelaría más de Él.

El Señor es tan amable y me encanta cuán suavemente levanta nuestros ojos en la dirección en la que puede ser plenamente conocido, incluso en nuestro dolor y decepción. Levantó los ojos de María y la envió a una misión. Él no le retuvo nada, pero compartió lo suficiente para mantenerla avanzando, ¡para ir y contar las Buenas Nuevas!

Este versículo nos ruega que nos hagamos algunas preguntas importantes:

  • ¿Quién crees que es Jesús?
  • ¿En qué momentos y de qué manera te has aferrado a Él?
  • ¿Es Él solo un “maestro” para ti o es tu Señor y Salvador personal?

Aunque el dolor y la pérdida han amenazado con sacarme, fue en esas temporadas que el Señor estuvo tan cerca y me reveló cosas que podría no haber sabido de otra manera. Estoy comprometida a mejorar, no amargarme y quiero vivir con los ojos puestos arriba y los brazos abiertos de par en par para amar a Dios grandemente y darlo a conocer. No quiero aferrarme al pasado o a un recuerdo, sino a lo que está por venir y a dónde me llama el Señor.

Kelli

 

___________

Estamos a pocos días de terminar este precioso estudio y con el sabemos que el Señor hizo grandes cosas en tu vida y la de tu familia. Que tu fe se haya fortalecido y tu conocimiento de las Escrituras con El.

Te invitamos a separar la fecha del 2 de mayo para comenzar nuestro próximo estudio “Confiando en Dios a pesar del Sufrimiento”.

Si estás en USA o México puedes ordenar la copia de nuestro proximo estudio en nuestras tienda ADG